Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

31. Amor y repetición.

El psicoanálisis enseña que el amor es fundamentalmente repetición. Esta dimensión es esencial en el sujeto: él repite encuentros, repite en el amor la misma historia y se pregunta por qué se enamora siempre del mismo tipo de personas. También se repiten aquellos comportamientos que son indeseables.

Cuando se ama, no se hace más que repetir: en el momento que se encuentra a alguien para amar, se lo está reencontrando, así que toda persona por la que un sujeto muestra un interés amoroso, es siempre el sustituto de alguna otra a la que se amó primero, en la infancia, es decir, los primeros objetos de amor y deseo, que no son otros que la madre y el padre. A ellos se dirigió el amor en un comienzo y fue con ellos con quien se aprendió a amar. Pero, ¿qué otro aporte hace el psicoanálisis sobre el amor, más allá de concebirlo como repetición?

Existe otra dimensión del amor que el psicoanálisis devela: el amor como invención, como elaboración de saber. Pero inventar, crear algo nuevo, no es c…

30. El valor del amado.

No hay un concepto que se encuentre más en el psicoanálisis, a propósito de la vida erótica, que el de valor. Todo ser humano se preocupa siempre por determinar el valor del sujeto en quien se interesa.

Tratar a un sujeto como un objeto que tiene o no determinado valor, es algo que hace parte de la “naturaleza” del ser humano. Siempre en él hay un movimiento hacia la objetivación del semejante -“éste sujeto es valioso o no, por x o y motivos”-. Inclusive, hay quienes le dan más importancia al otro como objeto (sexual) que como sujeto. Lo importante a destacar de esto es que todo sujeto tiene una posición de objeto en la vida -objeto de amor, de deseo, de odio, de desprecio, etc.-, y como tal recibirá una valoración por parte de los otros, incluida una valoración sexual y amorosa. Y cuando un ser humano se ocupa por precisar el valor del sujeto en quien se interesa amorosamente, también pensará en lo que el otro está dispuesto a “pagar” por ella.

En la vida erótica se trata de una cuesti…

29. Amor: desamparo y dependencia.

Hay dos tipos de relación entre un niño y su madre, que ayudan a esclarecer algo de la psicología del amor: la una es la relación de desamparo y la otra de dependencia. El desamparo se sitúa a nivel de la necesidad, es decir que el niño al nacer está por completo desamparado y necesita de otra persona para sobrevivir. Si un niño es abandonado, se muere. El hombre es el único mamífero que nace sin saber donde buscar el alimento para sobrevivir, por ello es indispensable otra persona que lo auxilie y lo alimente. Ser madre es una función y puede ser cumplida por alguien que sustituya a la madre biológica. Esta es la primera forma del amor, como apego al otro que tiene lo necesario para que el niño se nutra y viva. Si él hace una demanda, la madre se presenta como la que tiene aquello que satisface dicha exigencia. La madre da leche, entonces da lo que tiene.
En cambio, la relación de dependencia consiste en que el niño desea que su madre responda a su pedido dando lo que no tiene; esto e…

28. Amor cortés.

Entre los siglos XII y XIII apareció el amor cortés, una inédita forma de amar. Ésta fue creada por trovadores del sur de Francia para rendir homenaje, con sus canciones, a la mujer de la cual se enamoraban, que, por lo general estaba casada y se le llamaba la Dama. El amor cortés constituye una forma de respuesta a los matrimonios, los cuales en aquella época, como en muchos otros lugares y momentos de la historia, se hacían por conveniencia. La mujer era objeto de un intercambio; el que se casara con ella recibía su dote y así aumentaba su riqueza. El matrimonio por amor todavía no existía.
El amor cortés resultó ser un nuevo discurso sobre el amor, una nueva forma de relación entre el hombre y la mujer. Dicho amor, aunque adúltero y clandestino, era considerado auténtico, sincero y fiel. El trovador, cuando era aceptado por su Dama, se convertía en su vasallo, astuto y discreto; se trataba entonces de un amor auténtico, no de un amor por conveniencia. Él no podía revelar la identida…

27. Amor y Odio.

El amor, y no solo el odio, es una forma del desencuentro; habrá experimentado el enamorado cuán difícil es sostener un vínculo sin dificultades o tensiones. Ello pone de manifiesto la omnipresencia que tiene el malentendido en la comunicación entre los hombres. Es verdad que hay amores afortunados, pero lo corriente es encontrarse con el desamor en algún momento de la relación de pareja. El amor eterno no es tal, y con su irrealidad se encuentran las parejas ahora o después.
Mientras que el amor alimenta una pretendida ilusión de completud con el otro y hace pensar al amante que ha encontrado su “media naranja”, la realidad es que ningún sujeto es el complemento de otro. Si fuera así, no existirían el divorcio ni las separaciones entre los amantes. Si el amor fuese eterno, la sociedad estaría conformada por parejas indisolubles; no se sabría de infidelidades ni de ningún otro tipo de obstáculos entre los amantes.
El amor tiene un comportamiento diferente al de una pretendida armonía. E…

26. El descontento en el amor.

Hay algo que le sucede al amor y que hay que tener en cuenta para comprenderlo. El ser humano le suele dar valor a la necesidad de amor cuando éste no está a su alcance o cuando hay dificultad para hallarlo; es decir, que cuando no lo tiene, más lo anhela. Y dicha estimación del amor se desmorona tan pronto como se vuelve fácil satisfacerla. Esto es algo que muchas parejas experimentan. En más de una ocasión, después del matrimonio o de compartir las primeras relaciones sexuales, el hombre deja de estar interesado en la mujer y ya no la ama con toda su pasión, esa que demostraba antes de poseerla o cuando estaba enamorado.
Entonces sucede que, después del enamoramiento y tras la posesión, adviene el menosprecio por la amada. Por eso es común encontrar esta queja entre las parejas que llevan unidas algún tiempo: la mujer se lamenta que su compañero ya no es el mismo de antes, ya no le hace las invitaciones que le hacía cuando eran novios, o ya no es tan detallista, como lo era cuando es…