Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

49. El maltrato infantil.

Las estadísticas de maltrato infantil -de cada 1000 niños, 148 sufren castigos físicos, violencia verbal o abuso sexual- si bien son alarmantes y hablan de todo lo que se le hace a los niños -se los abandona, explota, prostituye, secuestra, asesina, etc.-, a través de toda la historia y no sólo en este país, los niños no han dejado de ser objeto de abuso. En esto ayuda su posición de indefención frente al adulto; son víctimas fáciles de ese impulso que tiene el ser humano por ultrajar, explotar y abusar sexualmente de otros.
¿De dónde esa pasión del hombre por maltratar a sus semejantes? Esto no es algo instintivo en él, ni algo de su animalidad, sino que los sujetos nacen sin mecanismos de regulación de su sexualidad y agresividad. La investigación psicoanalítica ha establecido que el ser humano es un ser pulsional, y que por más bondadoso que sea, alberga en él deseos de abusar del prójimo. La pulsión es el nombre que le da el psicoanálisis al impulso sexual en el ser humano, en tant…

48. La agresividad humana.

El psicoanálisis reconoce la existencia de una fuerte inclinación agresiva en todos los seres humanos, la cual no está regulada por ningún instinto, como sí sucede en los animales. El ser humano no es por naturaleza un ser dócil o amable. Estas son cualidades que deberá conquistar en el transcurso de la vida.
Es por esa cuota de impulsos agresivos que el hombre hace de su semejante, no solo un amigo, sino también una tentación para satisfacer en él la agresión, violándolo, timándolo, humillándolo, asesinándolo, torturándolo, etc. La agresividad en el sujeto está siempre dispuesta a manifestarse; solo necesita de provocación. Inclusive bajo circunstancias propicias se exterioriza espontáneamente, desenmascarando a los seres humanos como “bestias” que ni siquiera respetan a los miembros de su propia especie, y esto a pesar de que la cultura ha establecido toda una serie de límites que sirven para inhibirla (leyes, castigos, normas, etc.).
La existencia de esta inclinación agresiva en toda…

47. Familia versus Cultura.

El psicoanálisis tiene por teoría que la constitución de la familia estuvo vinculada al hecho de que la satisfacción sexual dejó de ser algo ocasional y se volvió habitual desde que el hombre primitivo decidió retener junto a sí a la mujer con la que alcanzaba dicha satisfacción. Junto a este poder del amor genital que unió al varón con su mujer, estaba la necesidad de trabajar para sobrevivir. El amor y el trabajo contribuyeron así en el establecimiento de la convivencia de los seres humanos en familia y son los precursores de la cultura humana.
El amor que fundó a la familia sigue activo en la cultura, conformando nuevas familias. Pero este amor suele contraponerse a los intereses de la civilización. A su vez, la cultura amenaza al amor con sensibles limitaciones. Uno de los fines de la cultura es hacer que los seres humanos se agrupen en círculos sociales cada vez más vastos. La familia, en cambio, no quiere siempre desprenderse del sujeto. Existe entonces un conflicto entre la fami…

46. Rasgos de cultura.

Entre los rasgos que el psicoanálisis distingue para medir la cultura de un país, se destaca el cuidado de todas las cosas que le son útiles. La veneración de la belleza también es algo que se exige a la cultura; igual sucede con la limpieza y el orden. La suciedad es rechazada, y el orden parece una obsesión necesaria para llevar una vida en comunidad; a sus miembros se les enseña cómo, cuándo y dónde algo debe hacerse, para aprovechar al máximo el uso del espacio y el tiempo.
En ningún otro rasgo se mide mejor el nivel cultural de un pueblo que en el cuidado que se le da a actividades psíquicas como el trabajo intelectual, el científico, el artístico y el papel rector de las ideas en la vida del hombre; en la cima de estas están los sistemas religiosos, las especulaciones filosóficas y todos los ideales y principios que rigen una sociedad.
Como último rasgo de cultura está el modo en que se regulan los vínculos recíprocos entre las personas: sus relaciones sociales, sexuales, familiar…

45. El peso de la cultura.

A la cultura se la puede definir como el conjunto de acciones y normas que han distanciado la vida moderna de la primitiva animalidad del hombre. Son reconocidas como “culturales” todas las actividades y valores que son útiles para poner la tierra al servicio del sujeto, protegerse contra la las fuerzas de la naturaleza y establecer vínculos sociales firmes y duraderos con sus semejantes.
Pero sucede que el ser humano suele responsabilizar a la cultura de gran parte de su miseria e infelicidad; existe en él una hostilidad casi natural hacia ella. Se piensa que la vida sería más plena si se suprimieran o disminuyeran sus exigencias y se regresara a una vida rudimentaria que contribuyera al retorno de las posibilidades de dicha. Si bien la humanidad no se suele sentir del todo bien dentro de la cultura, es muy difícil formarse un juicio acerca de épocas anteriores para saber si las condiciones de vida ayudaban a que ella fuera más feliz y en qué medida.
Al sujeto le es difícil soportar la…

44. La explotación del deseo.

El capitalismo gobierna actualmente los destinos del planeta; no hay un solo rincón del mundo que no escape a sus efectos. La relación establecida entre el mercado y el capitalismo permite la explotación del deseo humano. El mercado promete toda una serie de objetos que colmarían el deseo. Pero el deseo no tiene un objeto que lo colme; si dicho objeto existiera, en cuanto se obtuviera el deseo moriría.
Con el mercado se desencadena un consumismo alocado. Cada vez que se promete al individuo el último objeto de deseo -el carro más lujoso, el equipo de sonido más potente, la computadora con más memoria, etc.- el deseo es relanzado, precisamente porque no hay el objeto que lo colme; pero el mercado hace creer con su propaganda que lo que falta está en el mercado, que se debe comprar ese nuevo objeto para satisfacer el deseo.
De la relación capitalismo-mercado, que con ayuda de la ciencia hace posible la distribución de los mismos productos en todo el mundo, resultan cinco consecuencias:
La …

43. Buscando la felicidad.

El ser humano recurre a una serie de tareas con las que espera ser feliz. Entre ellas se destaca el trabajo, el cual desempeña un importante papel a nivel psicológico: inserta al sujeto en la comunidad humana; el trabajo afianza y justifica la vida en sociedad.
Están también las ilusiones que el sujeto se crea en la vida: sus fantasías; en ellas se cumplen deseos de difícil realización -de poder, sexuales y/o agresivos-. Entre las satisfacciones de la fantasía está el goce de las obras de arte, el cual procura una débil narcosis que sustrae pasajeramente de los apuros de la vida.
Otro procedimiento para alcanzar la felicidad y sentirse dichoso de alguna manera, es el rompimiento del vínculo con la realidad, fuente de todo padecer. El psicoanálisis es de la opinión de que cada sujeto, en algún momento de la vida, se comporta como los locos, que corrigen algún aspecto insoportable del mundo, de acuerdo a sus deseos, e introducen un delirio que crea una transformación de la realidad. Todo …

42. ¿Felicidad?

La vida trae consigo dolor, desengaño y problemas insolubles. Para soportarla, el ser humano recurre a calmantes de tres tipos: poderosas distracciones que hacen valorar en poco su miseria; satisfacciones sustitutivas que reducen las penas; sustancias embriagadoras que vuelven insensible el dolor de existir. Al parecer algo de esto se hace indispensable para resistir la vida.
La actividad científica y académica son unas de esas poderosas distracciones que alejan al sujeto de su condición de miseria; las artes en general son un buen ejemplo de lo que son unas satisfacciones sustitutivas; y las drogas, desde el alcohol hasta los poderosos barbitúricos, influyen sobre el cuerpo alterando su funcionamiento químico. La religión también tiene aquí su lugar: sirve de paliativo y para que el sujeto le dé un sentido a su existencia. Sólo la religión sabe responder a la pregunta por el fin de la vida. Inclusive la idea de que la vida tenga algún propósito, parece depender por completo de los sis…

41. La eficacia simbólica.

El día de las brujas y los cuentos sobre las hechiceras de los pueblos de Antioquia, hacen pensar en por qué tienen efecto los sortilegios, el “mal de ojo”, los maleficios, los ensalmos, los hechizos, etc., en muchos seres humanos.
A nivel médico hay un fenómeno que se puede comparar con las prácticas anteriores: se trata de los medicamentos placebos, los cuales están destinados a hacer efecto por medio de la sugestión psíquica y no porque contengan algún componente químico, curando al enfermo de algún dolor u otro malestar menor.
A este efecto psicológico del medicamento placebo sobre el sujeto, se le llama eficacia simbólica. Simbólica porque en ella se pone siempre en juego la palabra, el significante. El significante es el elemento último en el que se descompone el lenguaje. El signo lingüístico se divide en significado y significante. El psicoanálisis le da al significante un lugar predominante en la determinación del significado, del sentido de las palabras. En la eficacia simbóli…

40. El parricidio.

En muchas ocasiones se ha escuchado la noticia de padres que asesinan a sus hijos e hijos que asesinan a sus padres; al primero se le denomina filicida, y al que da muerte a su padre, parricida. De hecho, el parricidio fue situado por Sigmund Freud como lo que dio inicio a la actual organización social. Él supuso, basado en teorías darwinianas, que en el origen de nuestra cultura, existían hordas en las cuales un padre violento y celoso gobernaba y se reservaba a todas las mujeres para sí. Los hijos varones eran expulsados del clan una vez crecían, y aquel padre dominante era envidiado y temido por éstos. Freud advierte que este estado primordial de la sociedad no ha sido observado en ningún lugar, pero él elabora este mito -el último gran mito moderno- sobre el estado original de la sociedad humana.
Los hermanos de la horda odiaban al padre; él constituía un obstáculo para la satisfacción de sus deseos sexuales y de poder. Arrojados del clan, deciden unirse para asesinarlo y devorarlo…

39. ¿Sólo cerebro y genes?

La moderna neurociencia busca el origen de la enfermedad mental en el organismo. La neuropsicología y la neuropsiquiatría han auscultado cada rincón del cerebro en la búsqueda del origen del autismo, la esquizofrenia, la psicosis, etc. No han dejado ni un centímetro de la materia gris sin estudiar y tienen a un grupo de neuronas comprometidas en lesiones, pero estas supuestas lesiones, que no se ven, que no dejan ninguna huella en el cerebro, son catalogadas como disfunciones, daño cerebral mínimo, trastorno mental, etc.
También la neurociencia ha llevado a establecer como origen de la homosexualidad a un gen de la madre, como si fuese posible la existencia de un “gen gay”; igualmente, enfermedades mentales como la esquizofrenia tendrían como origen un “gen loco”, y así sucesivamente para un buen número de patologías, de tal manera que el sujeto se agota en lo natural. Hay que advertir que si se revisan objetivamente los procedimientos para establecer los resultados de esas investiga…

38. Masas y Amor.

La psicología de las masas enseña sobre el poder ordenador y apaciguador del amor. Ella explica cómo se unen en paz un gran número de sujetos alrededor de un líder o de un ideal. Una masa no es más que el amor uniendo a muchos seres humanos y reiterado en cada una de ellos.
Las fuerzas armadas y la Iglesia son grupos muy estables debido a la incidencia apaciguadora del amor, del amor del líder. Por ocupar el lugar del ideal, el líder ama y es amado por todos, y a su vez, por amar a un mismo líder, las personas se aman entre sí. El poder apaciguador y unificador del líder o del ideal, no significa la desaparición de las tendencias destructivas, sino su control, su puesta al servicio del ideal, que, si se debilita, suscita un incremento de las tensiones y un deterioro de los vínculos.
En toda masa se crea un ambiente homogéneo y unificador para todos. Es el ambiente que se siente en un estadio de fútbol entre un equipo y su hinchada o en un concierto cuando los «fans» cantan junto con el …