Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

75. Lo crítico de la adolescencia.

Lo que hace crítica a la pubertad es la reedición de los vínculos afectivos que se sostenían, o se sostienen todavía, con los padres y hermanos: la siempre presente rivalidad fraternal, la ambivalencia de sentimientos (odio y amor conjugados) frente a los padres y el dolor psíquico por la pérdida del cuerpo infantil (el cual ha sido el centro de atención narcisista y objeto del amor de los padres). A todo esto se le suma la necesidad de conquistar una autonomía que introduce una dinámica entre sumisión, respeto por la autoridad y la revisión de dicha autoridad y valores recibidos, lo que no se hace sin dificultades. Ir más allá de los padres, aventurarse frente a lo nuevo, conquistar otros ideales, asumir otras responsabilidades y hacerse cargo de otro sujeto persona como objeto de amor, se convierten a partir de ahora en preocupaciones permanentes, tanto para los padres, como para los hijos adolescentes.
Por lo anterior se podría decir que el adolescente es alguien que adolece, que pa…

74. La autoridad en la adolescencia.

Los adolescentes se tienen que enfrentar permanentemente al enjuiciamiento que hacen de ellos sus padres y adultos. Sus comportamientos y actitudes están siempre bajo la mirada de quienes los rodean. También los padres son evaluados por otros; la adolescencia de los hijos suele coincidir con momentos críticos de la pareja, uno de los cuales es el ejercicio de la autoridad, la cual sufre un debilitamiento; primero, porque el joven ya no es más un niño sumiso, y segundo, porque los padres se enfrentan con sujetos que están confrontando los valores que se les transmitieron con la realidad.
En el ejercicio de la autoridad se pone en juego algo muy importante: si desde niños a los hijos no se les ha transmitido un respeto por la autoridad, en la adolescencia difícilmente ellos respetarán a sus padres, maestros y demás figuras de autoridad, y sus relaciones con la ley y las normas serán más complicadas. Pero hay que tener en cuenta aquí un hecho que es crucial, y es que un padre de familia p…

73. Adolescencia y escuela.

¿Por qué se hace tan difícil intervenir en los adolescentes? En ninguna otra época de la vida los padres se preguntan tanto “¿Qué debo hacer con mi hijo? ¿Cómo lo debo manejar? ¿Cómo se le debe hablar?”, etc. Lo que pasa es que las perturbaciones que se presentan en la adolescencia, ya sea en el ámbito mental o en el comportamental, resultan muy difíciles de tratar debido a la tendencia del joven a la actuación. El adolescente es alguien que prefiere actuar antes que pensar, por eso pasa por alocado, impulsivo, irracional o insensato. Los muchachos parecen no medir las consecuencias de sus actos, los cuales, como todo acto, cambian radicalmente su vida y su posición subjetiva: embarazos indeseados, abortos, graves accidentes, hechos delincuenciales, adicción a la droga y al alcohol, etc.
Es por lo anterior que la educación se preocupa tanto por los jóvenes que están pasando por esta “enfermedad” de la adolescencia, para la cual no parece haber vacuna. La educación tiene aquí un papel r…

72. Adolescencia, autonomía y sexualidad.

Uno de los aspectos más importantes de la adolescencia, es la conquista de una autonomía, la cual pone en juego una renuncia recíproca: del lado de los padres, ellos deben renunciar al dominio que han tenido sobre sus hijos, inclusive los han debido preparar para ser personas independientes y responsables de sí mismos, situación ésta que no es la más corriente; y de parte del adolescente, éste debe renunciar a seguir siendo el niño al cuidado de sus padres y que ha sido hasta ahora.
Junto con la conquista de la autonomía, la cual está directamente relacionada con la posibilidad de autoabastecimiento, también se pone en juego el encuentro sexual, de gran relevancia para todo adolescente. Pero ambos aspectos, la independencia y el ejercicio de la sexualidad, se encuentran con dos inconvenientes que anteriormente no se conocían: primero, la dificultad que tiene el joven para hacerse a un trabajo digno; y segundo, las enfermedades de transmisión sexual; estos dos asuntos hacen crítico el p…

71. La “Ley Primordial”.

El psicoanálisis aísla el principio formal que rige las relaciones y las alianzas entre los seres humanos y le da el nombre de “Ley Primordial”. Esta ley es la que separa al mundo humano del mundo animal. Y lo que descubre el psicoanálisis es que dicha ley existe en la misma medida en que existe el lenguaje humano.
Lo anterior quiere decir que sin la herramienta del lenguaje no se podría introducir un principio formal, una línea divisoria, que trace un abismo y separe de manera radical al ser humano, al ser hablante, del mundo de los seres vivientes que no tienen posibilidad de acceder a la palabra y, por lo tanto, no pueden tampoco representarse a sí mismos y a todo lo que les rodea.
Por esto el lenguaje es la condición esencial en la estructuración de la familia humana. ¿Qué es lo que caracteriza la familia humana? La diferencia entre la familia humana y la familia animal, es que en la familia humana se puede nombrar la relación de parentesco, y en función de esa nominación los sujeto…

70. ¿Adolescencia o pubertad?

Si algo caracteriza verdaderamente a la adolescencia, esto es la pubertad. Inclusive, sería preferible hablar de pubertad que de adolescencia; esto porque aquella da cuenta de un proceso real que sucede en el cuerpo del joven y que tiene efectos psíquicos.
Lo que diferencia a la pubertad son toda esa serie de cambios físicos y psicológicos que se relacionan directamente con la sexualidad. En la pubertad se acentúa el aspecto sexual de dichos cambios, los cuales son provocados por las hormonas que se activan cuando el organismo ha madurado y que preparan el cuerpo del sujeto para el ejercicio de la sexualidad. Los órganos sexuales de ambos sexos terminan de desarrollarse, cambia la voz de los varones y se ensanchan y crecen las caderas y senos de las chicas, etc.
Pero más importante que el cambio físico natural, es el cambio psicológico, es decir, la manera como cada nuevo adolescente subjetiva e interpreta dichos cambios en su cuerpo. La pubertad anuncia la despedida, el duelo, por el c…

69. Adolescencia y publicidad.

La adolescencia es esencialmente una "prueba" por la que pasa el joven y su familia. Uno y otra dan testimonio de la independencia y de la responsabilidad con la que aquel asumirá su sexualidad, ya que él entra en ese período de la vida donde se hace inminente el encuentro con el otro sexo.
En la cultura occidental la adolescencia es algo reciente. Ella no existía antes del siglo XIX. La población de jóvenes no era objeto de interés de ningún discurso humano. Si la adolescencia produce tratados desde hace cincuenta años, es debido a la nueva organización social derivada del desarrollo industrial, el capitalismo y el impacto de los medios de comunicación, los cuales han centrado la atención sobre esta franja de edad que va entre los doce y veintiún años, más o menos.
Sobretodo para el mercado, el adolescente se ha vuelto objeto de particular interés; él es un consumidor en potencia que se puede manipular fácilmente con ayuda de la publicidad; ésta ha llegado al extremo de conve…

68. Complejo de Edipo y familia.

El Complejo de Edipo, en el psicoanálisis, hace referencia a los afectos de amor que siente un niño por el padre de sexo opuesto y el odio y rivalidad hacia el padre del mismo sexo. Esto involucra también la forma como ese niño responde al hecho de ser el producto de una relación sexual. Todo ser humano lleva sobre sí la respuesta a esta pregunta fundamental que marca su historia como sujeto: ¿por qué un hombre (su padre) eligió como compañera sexual a una mujer (su madre) o viceversa?.
Dicha elección resulta en parte del azar y en parte está determinada por las leyes que rigen el parentesco y la elección de amor, leyes que dicen así: “hay que elegir a alguien que no pertenezca al clan familiar y, según el sexo, a una mujer diferente de la madre y a un hombre que no sea el padre”. La historia de esa elección es determinante del psiquismo de cualquier sujeto.
Para el psicoanálisis, el padre y la madre son funciones que pueden ser asumidas por cualquier sujeto. A grosso modo, la función d…

67. Transformación de la familia.

El discurso psicoanalítico puede dar cuenta de la estructura de la familia contemporánea, la cual es llamada por los que la estudian “familia conyugal”, es decir, la familia que se constituye por la vía del matrimonio.
La familia en su forma actual es el resultado de una transformación profunda cuyas consecuencias se miden en la reducción de su extensión y en una contracción de la misma. La reducción de la extensión se observa claramente en la disminución del número de hijos por pareja, el cual tiene motivaciones tanto económicas como ecológicas. Económicas porque en los tiempos modernos se hace cada vez más costoso sostener una familia, y ecológicas porque ya son muchos los seres humanos que habitan este planeta, por lo que una de las grandes preocupaciones contemporáneas -aunque la mayoría de las personas no piensan mucho en esto- y del futuro cercano, es y será cómo darle alimento a los millones de habitantes que hay y que vendrán.
En cuanto a la contracción que ha padecido la famili…

66. La familia contemporánea.

Al psicoanálisis la familia le interesa en la medida en que los sujetos, en el proceso de búsqueda de las razones por las cuales sufren de determinados síntomas, se orientan en su discurso hacia sus relaciones de parentesco más próximas. Es decir, los pacientes en análisis hablarán ineludiblemente de su infancia. El mundo infantil es aquel en el que predominan papá, mamá, hermanos y hermanas. El paciente parte del dolor, de la queja, del síntoma y termina hablando del tema de la familia. Se expresan así: “si tengo tal síntoma, es porque tengo o porque tuve tal tipo de padre o tal tipo de madre”. ¡Y es verdad!; el psicoanálisis pone en evidencia que un síntoma se corresponde con el tipo de padre y de madre que el sujeto tenía.
La familia a la cual se hace referencia aquí es la familia moderna, la cual se presentifica en los dibujos animados “Los Simpson”. Esta familia es la versión mordaz de la familia de hoy, es decir, la familia que vive en un mundo en el que los ideales de la ciencia…

65. La globalización y el “resto”.

Con la emergencia en el mundo del discurso de la ciencia, de reciente aparición en la historia del hombre, todo en el mundo sufrió un cambio radical. No hay un solo rincón del planeta que no haya sido afectado por el desarrollo de la ciencia y por su hija mayor: la tecnología. Los discursos y saberes de los hombres sufrieron innovaciones: cambió la forma de hacer arte y de ejercer cuanta profesión practica el hombre. Cambiaron también las costumbres de los seres humanos, como las está cambiando, por ejemplo, el Internet, o como las cambió el sistema Metro en esta ciudad.
A partir del instante en que surge la ciencia -discurso que gobierna hoy el destino de este planeta-, se manifiestan toda una serie de efectos, dentro de los cuales, el que más se destaca, es la denominada globalización, cuyos efectos son incalculables a nivel del psiquismo humano y de toda comunidad. Sobretodo porque a partir del surgimiento de la ciencia se habita un mundo que, sometido a esa universalización, destru…

64. Lo que no se puede dejar de hacer.

Existe una dimensión del ser humano que se puede definir como aquello de lo que no puede abstenerse. Casi siempre se trata de algo que le hace daño a él o a los demás: drogarse o beber, pelearse o molestarse con otros, abusar sexualmente o humillar al otro, etc. Se trata de algo muy íntimo de cada sujeto, el cual se ve empujado ha hacer aquello que más le puede preocupar o avergonzar, pero que, definitivamente, no puede privarse de hacer.
Son variados los comportamientos que los sujetos preferirían evitar, pero que se ven forzados a realizar por esa voluntad que les puede y que los domina sin que sirvan para nada las razones, los consejos o el saber. En el caso de la drogadicción esto es evidente: el sujeto sabe que hace mal, que es dañino, que su consumo tiene consecuencias, pero no puede dejar de drogarse. No le valen consejos ni explicaciones.
Eso que empuja a un sujeto a hacer “lo que no debe” y que sin embargo termina haciendo —beber, fumar, comer de más, matar, etc.—, es lo que el…

63. Salud mental, ética y responsabilidad.

El psicoanálisis no se puede enmarcar dentro de los discursos que trabajan por la salud mental. Él más bien interroga ese concepto, ya que no hay armonía del ser humano con su ambiente y con su propio cuerpo. Si lo mental es lo que le sirve a un organismo para adaptarse de forma adecuada a su medio ambiente, el ser humano parece tener enormes dificultades para hacerlo sin destruir el ambiente o a sí mismo. El ser humano es, de por sí, disarmónico con la realidad. Por esto el psicoanálisis no trabaja con el parámetro de “salud mental”.
Si el psicoanálisis puede tratar la enfermedad mental, es con la condición de que exista el sujeto como ético, como sujeto de derecho; en otras palabras, un sujeto que sea responsable, un sujeto que pueda responder por lo que hace y lo que dice, un sujeto capaz de juzgar su conducta.
El sujeto ético es aquel que puede y es capaz de emitir un juicio sobre lo que ha dicho. Si esto falta, la terapia psicoanalítica no se puede llevar a cabo, ya que se trata de…

62. La perversión.

Cuando alguien habla de “perversión”, se refiere a actos reprochables para una sociedad. En cambio para el psicoanálisis y la psiquiatría, es una palabra que designa una condición patológica. De todos modos, ella tiene una indudable connotación ética, de tal manera que la palabra “perversión” hace alusión a una anomalía del sentido moral del ser humano. Perversión se refiere entonces a dos cosas: por un lado, al diagnóstico científico que se hace de un paciente, y por otro, a una condena moral. Esto establece un enlace entre el análisis del comportamiento perverso y la ética.
Y es en el ámbito de la sexualidad humana donde más se pone en juego el sentido moral de la palabra perversión, así, el “perverso sexual” es aquel que tiene conductas repudiables por la sociedad en el ámbito de su sexualidad. Es importante subrayar que la perversión en el psicoanálisis no tiene una connotación moral: ella se refiere fundamentalmente a la desviación del objeto y de la meta sexuales que se le supone…