11. El valor de la autoestima no es más que narcisismo.

La autoestima es el amor que un sujeto se dirige a sí mismo; se toma al propio Yo como objeto de especial interés. Muchos especialistas piensan que la autoestima es decisiva para que una persona sea feliz, competente y creativa, y la consideran importante en las relaciones interpersonales. Pero la autoestima no es otra cosa que narcisismo. Este concepto designa aquella conducta por la cual un sujeto da al cuerpo propio un trato parecido al que daría al cuerpo de alguien al que ama; vale decir, lo mira con complacencia y lo acaricia satisfaciéndose con ello. El narcisismo sería un complemento del egoísmo, inherente a los impulsos de autoconservación. Cuando se lo refuerza, engrandeciendo el ego, se convierte en un obstáculo para la convivencia, ya que las personas narcisas suelen ser individualistas y egoístas; se piensan superiores y difícilmente reconocen sus errores. Hoy en día la autoestima es considerada un valor por parte de discursos psicológicos y religiosos, sin sospechar siquiera cuales pueden ser las consecuencias de un reforzamiento del Yo.

Todo valor involucra siempre una situación ideal, como por ejemplo, en el caso de la autoestima: tener éxito académico, expresar sin inhibiciones opiniones y sentimientos, ser autónomo, recibir críticas sin molestarse, tener confianza en lo que se hace, ser optimista, tranquilo y saber resolver problemas, tener iniciativa, estabilidad emocional, ser sociable y gozar de la vida. Pero aquí, como con todo ideal, se presenta una paradoja, y es que el ideal aumenta enormemente las exigencias que recaen sobre los sujetos para encontrar un lugar y una posición en la vida, favoreciendo en ellas un malestar al no poder cumplir con las exigencias de dicho ideal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

340. El goce es lo opuesto al placer.

10. Los hijos de padres alcahuetas.

461. ¿Existe el TDAH? «A hijo hiperactivo, padre sin autoridad»