Ir al contenido principal

56. El ideal del comunismo.

Uno de los ideales que alentó el comunismo fue el de la igualdad entre todos los hombres, lo cual tendría como efecto la creación de una sociedad más justa. La lucha comunista fue fiel a la idea de que la institución de la propiedad privada es la que corrompe al ser humano y que la posesión de bienes privados es lo que proporciona al sujeto el poder y la tentación de abusar de sus semejantes. Así pues, si se cancela la propiedad privada, si todos los bienes se declaran comunes y se permite participar en su goce a todos los miembros de una comunidad, desaparecerán la maldad y la enemistad entre los humanos.

El problema es que la agresión no ha sido creada por la institución de la propiedad privada; ella ha reinado sin limitaciones en todas las épocas de la historia de la humanidad; se la encuentra en la crianza de los niños y constituye el trasfondo de todos los vínculos de amor y ternura entre las personas; básicamente se la encuentra tras de todo lazo social. Y si sucede, como sucedió en los países comunistas, que se suspende el título personal sobre los bienes materiales, queda todavía la agresividad que proviene de las relaciones sexuales, la cual es la fuente del más intenso desamor y la hostilidad más violenta entre los seres humanos de iguales derechos en todo lo demás. Es decir, que si se suspende la propiedad privada, se le está sustrayendo al sujeto uno de los instrumentos con los que suele expresar su gusto por la agresión, y por lo tanto, ésta será desplazada sobre lo único que le queda como lo más privado: su vida familiar y su vida íntima sexual.

Como se ve, la propuesta del comunismo es una vana ilusión. Además, el ideal de igualdad del comunismo y el planteamiento de declarar los bienes comunes para que todos los individuos gocen de ellos, desconoce el hecho de que la naturaleza dota a los seres humanos de aptitudes físicas e intelectuales desiguales en extremo, lo que hace de dicho ideal algo aún más injusto y notablemente utópico. Lo anterior no significa que el capitalismo sea mejor y más justo que el comunismo, incluso, puede llegar a ser -como lo demuestra a diario- mucho peor.

Comentarios

  1. …sin embargo, no se puede desconocer los grandes desmanes que suscita la concentración de medios de producción y de riqueza en pocas manos y las determinaciones que ejercen las desigualdades sociales en las conductas agresivas, corruptas y crueles de los sujetos. Para no ir tan lejos está el ejemplo de la agresividad y el poco o nulo rendimiento escolar de algunos niños desplazados, condenados al odio y el resentimiento al ver como sus familiares eran asesinados o despojados de sus pocos bienes para acrecentar el poder de los pocos que todo tienen ( para no hablar de verdaderas neurosis de guerra); ello sin contar con el hacinamiento a que se ven avocados y los abusos sexuales y sociales a que son sometidos; y luego, como son un "problema social" o " un peligro en potencia para la sociedad", varias ongs gringas van de escuela en escuela , en oprobiosa cacería, con Ritalín en mano, droga a la que no pocos han dado en llamar: "la cocaína pediátrica" y que inhibe el sano desarrollo psíquico, físico e intelectual de los pequeños ( hablo de un caso muy conocido por mi, en una escuela muy conocida ,en un barrio periférico de alguna ciudad, cuyos estudiantes son en su mayoría desplazados). Todo ello por la propiedad privada, por su afán de concentración. De otra parte, Karl Marx no parece muy atento a la fórmula mágica de la igualdad de los seres humanos; en "El XVIII Brumario de Luis Bonaparte", en "Crítica al Programa de Gotha", y en otros trabajos deja en claro que entiende muy bien que los seres humanos somos diferentes, empezando por la desigualdad de características morfológicas entre hombres y mujeres y siguiendo con la diferencia de aptitudes, talentos, etc. La igualdad marxista, luego de haberse comprobado que la igualdad propugnada por el ideario liberal es un imposible, cuando no un fraude, corresponde a una igualdad de clases sociales, no a una igualdad de sujetos; por lo tanto esta igualdad socialista debe sobreponerse al "embrujo" del derecho liberal, para partir de la economía: es aquí cuando la propiedad privada se toma como un punto de partida para la igualdad material al seno de las sociedades; sólo a partir de la supresión de la propiedad privada DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN ( nunca de los bienes individuales)es posible garantizar que los sujetos se realicen en los planos culturales, sociales, laborales, etc , de acuerdo a la especificidad de cada quien, es decir, de acuerdo a su "ser humano". Freud escribió algo muy parecido a lo que usted escribe aquí Doctor Bernal en cuanto a "la vana ilusión" del comunismo, empero me atrevería a sugerir que quizás Freud no estaba muy informado acerca del "marxismo de Marx". De hecho tiempo después, el Freudomarxismo y la Escuela de Frankfurt se dieron a la tarea de hallar puntos de encuentros entre psicoanálisis y marxismo; a propósito, tal es el título de uno de los trabajos más brillantes del Maestro colombiano Estanislao Zuleta.

    ResponderEliminar
  2. De otra parte hemos dejado de lado los procesos de sublimación; tan sólo lo menciono; ello porque me asalta la inquietud de por qué en Cuba la agresividad del hombre contra el hombre al seno de la sociedad socialista ha disminuido en grado sumo en los años de la Revolución; la violencia de género, la violencia intrafamiliar, la violencia entre vecinos ha disminuido notablemente desde 1959, eso sin contar el exiguo número de ataques personales, de hurtos y de homicidios ( y eso, con muy poca policía). Tal parece que los anhelos de solidaridad y fraternidad del socialismo cubano no han sido vana ilusión... con ello se prueba que las desigualdades económicas, sí tienen que ver, al menos con la exacerbación de la agresividad humana; ¿ y qué ha pasado con la agresividad en Cuba? pues se ha trasladado a otras acciones útiles: por ejemplo: la competitividad escolar; el ánimo de cada quien por ser el ciudadano más destacado entre sus compañero de trabajo, de estudio, de Comité de cuadra etc; incluso la cultura, la música cubana, las expresiones folklóricas, etc, han sido depositarios de esa agresividad; ahora bien, desde 1991 se ha producido un aumento de la agresividad violenta en la Isla, pero casualmente fue el año de inicio del "período especial" , año de la caída definitiva de la URSS, al que se sumarían los años posteriores de recrudecimiento del bloqueo debido a los intereses de privatización del capital cubano, años de la dolarización de la economía con la apertura a los rubros del turismo y las divisas de Miami, y la consecuente desestatización de la economía cubana ; el gobierno, sin cerrar ni una escuela, ni una universidad, ni un hospital, sin privar a los menores de su adecuada nutrición, etc, debió ceder ante las presiones de la propiedad privada y declarar su economía "mixta", quedándose con el control del 51 % de todas las industrias extranjeras para garantizar la continuidad de sus innegables conquistas sociales, las que, que en efecto ayudaron a construir una convivencia social mucho más amable, solidaria y fraternal. Desde entonces (desde la Ley Helms Burton- ley por demás anti ética-) se ha venido creando una brecha de desigualdad económica entre cubanos, y ahora la competencia y la agresividad comienzan a dirigirse de nuevo a la acumulación de capital. Dejo sólo en mención el terrorismo contra los hoteles y aviones cubanos en la década de los 90, impulsados por el Imperio de la propiedad privada, y los planes mediáticos de distorsión de la realidad cubana contenidos en los documentos desclasificados del pentágono: "Carril I y Carril II", que se han arreciado en la campaña mediática actual contra Cuba.

    ResponderEliminar
  3. En síntesis, estoy de acuerdo en que la agresividad humana es anterior a la propiedad privada- de hecho la propició- pero al tiempo creo, que la propiedad social de los medios de producción, lograr dar algunos pasos hacia el sueño de la solidaridad y el respeto entre sujetos. En Colombia, si no fuera por el capitalismo pro-imperialista y su modelo neoliberal, el desplazamiento forzado, la desaparición forzada, y otros crímenes de lesa humanidad no se cometieran, porque es muy claro que esas atrocidades tienen como objetivo la concentración de riquezas en pocas manos. Capítulo aparte merecerían las estrategias mediáticas/publicitarias para dirigir la agresividad hacia el consumo y hacia el aislamiento cada vez más progresivo entre humanos… No cabe duda que el egoísmo, la agresividad, el desprecio al “otro” a lo Otro” , son conductas propiciadas y potenciadas desde las grandes corporaciones, desde los grandes medios de información, en suma desde los grandes centros capitalistas, desde la propiedad privada misma; no está de más recordar que hoy en día toda gran estrategia comercial de consumo está basada en la manipulación de la psique, de las pulsiones; han creado verdaderos fetiches comerciales. Tampoco está de más recordar que fue un pariente de Freud el encargado de diseñar las primeras campañas publicitarias en las que se manipuló la psique de millones de personas, para dirigir las pulsiones hacia el consumo… (aclaro , admiro a Sigmund) Como siempre, muchas gracias Bernal, por tener este blog abierto a las inquietudes de quienes accedemos a él.

    ResponderEliminar
  4. La causa de las guerras y los pleitos es la codicia. Pasion inherente a nosotros los seres humanos, que matamos y envidiamos para darle placer a nuestros deseos egoistas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

340. El goce es lo opuesto al placer.

En el psicoanálisis, goce y placer son fundamentalmente opuestos. El placer tiene que ver con lo que hace desaparecer la tensión, de tal manera que el placer es lo que le pone un límite al goce. El goce, en cambio, "es siempre del orden de la tensión, del forzamiento, del gasto, incluso de la hazaña. Incontestablemente hay goce en el nivel donde comienza a aparecer el dolor, y sabemos que es sólo a ese nivel del dolor que puede experimentarse toda una dimensión del organismo que de otro modo aparece velada" (Lacan citado por Rodríguez, 2006).

Lo que Freud llamó “principio del placer”, no es otra cosa que reducción de una tensión; se experimenta tensión antes de presentar un examen, y se siente un descanso -placer-, cuando se sale de ese compromiso. El paradigma del placer es el orgasmo: es la máxima experiencia de placer en el momento en que hay alivio de la tensión sexual -la cual está del lado del goce-. El goce, el cual se experimenta en el cuerpo -se necesita de un cuerpo…

10. Los hijos de padres alcahuetas.

El padre alcahuete es aquel que encubre a su hijo en algo que se quiere ocultar. Si esta es la posición subjetiva de un padre, esto tiene consecuencias en el hijo. Algunas son: Éste no asume ninguna responsabilidad sobre las consecuencias de sus actos; justifica sus faltas y le echa la culpa a otros; esta dispuesto a reclamar todos sus Derechos sin pensar en sus Deberes: Cree tener derecho a todo, por sobre todo y todos. Son hijos egoístas; este individualismo los conduce a un hedonismo desmedido. Suelen ser sujetos caprichosos; se aburren y se deprimen fácilmente, sobre todo cada vez que encuentran obstáculos en su vida; no disfrutan de actividades comunes y corrientes; no encuentran satisfacción en las pequeñas cosas de la vida; son volubles, intransigentes, intolerantes, malgeniados, agresivos y anárquicos. No saben que quieren en la vida; viven el presente sin pensar en el futuro. Son dependientes del padre que los alcahuetea, a la vez que la relación con éste es demandante, tensa…

461. ¿Existe el TDAH? «A hijo hiperactivo, padre sin autoridad»

Leon Eisenberg, el inventor del término “hiperactividad”, dijo poco antes de morir, a sus 87 años, que el TDAH es una enfermedad ficticia, que él la inventó para responder a un síntoma que se viralizaba a mediados del siglo XX. Se trata de niños que encuentran dificultades para aprender, porque son inquietos, no prestan atención, no obedecen, son distraídos, “elevados” e “himperativos”, como dicen algunas de sus madres al describir el trastorno, es decir, niños que hacen demandas que habría que atender con inmediatez, antes de que hagan un berrinche. Es un síntoma que se presenta fundamentalmente en el contexto educativo, que responde a las demandas educativas: atención, obediencia, quietud, disciplina, etc. Pero, ¿qué niño no es inquieto?, nos podríamos preguntar.

A mediados del siglo XX la causa de dichos comportamientos se asoció a un daño cerebral. Tomaban fuerza las neurociencias y los psicólogos se fueron a buscar la causa de los comportamientos en el cerebro. Con la hipótesis ne…