Ir al contenido principal

58. Frankestein hoy.

En Francia existe desde hace algún tiempo un Comité Estatal de Ética, cuya función es la de impedir a los científicos ir más allá de un cierto límite en las investigaciones bioquímicas y genéticas, para que no pongan en peligro a la humanidad. La ética es algo del ser humano en tanto ser racional y no en tanto ser biológico. Hasta ahora no se sabe del primer científico que se haya propuesto buscar el neurotransmisor de la ética. Pero con ese empeño que se observa en la ciencia contemporánea por localizar todo lo humano en el cerebro o el ADN, no será extraño oír hablar próximamente del cromosoma o la neurona de la ética.

Hay sí ocasiones en que la ética se entrelaza con la biología, con la medicina. Ejemplo de esto es el esfuerzo de la cultura moderna para que la ciencia tenga presente la dimensión ética. El ser humano se preocupa hoy más que nunca por las consecuencias de sus investigaciones científicas. Y entre los malestares de la cultura moderna habría que incluir el miedo a dichas consecuencias.

Ya no existe más esa confianza que se tenía en los avances científicos; la gente ya no está tan segura de que estos coincidan con lo bueno y de que tengan por objeto el bien de la humanidad. En la opinión común hay la sospecha de que el progreso, el interés por la verdad, la búsqueda de los secretos de la naturaleza, cosas tan importantes de la cultura, quizás trabajan para la devastación, para el mal.

Y es que gracias a la ciencia, la destrucción de la humanidad es hoy bastante posible. Es verdad que son muchas las cosas positivas y buenas de la ciencia, pero como ella es producto de la actividad racional del hombre, habría que pensar también en lo que hay de enfermizo, de patológico en la mente del hombre, como para que se llegue al punto de poner en peligro al medio ambiente y a toda la humanidad. Un buen ejemplo de esto es el campo de la manipulación genética; el científico moderno se parece cada vez más al loco Dr. Frankenstein de la novela de Mary Shelley. Esta es la razón para que muchos países del mundo intenten poner un límite a la ciencia con ayuda de la ética, pero no parece probable que ésta logre detener su avance.

Comentarios

  1. Estimado Hernando.

    Si bien es cierto que no se ha "descubierto el cromosoma ético", si existen estudios biológicos sobre los acontecimientos neuronales respecto al desarrollo moral. te recomiendo el texto del Profesor Hauser de la Universiad de Harvard, llamado "mentes morales".

    Saludos.

    Julián Gaviria.

    ResponderEliminar
  2. Juliám, ¿Eso indicaría que cada cultura , que cada pueblo tiene su propio y específico sistema neuronal? porque la moral y la ética son conceptos culturales relativos, pues varían de un pueblo a otro. Mi moral por ejemplo, anclada al universo cultural de occidente y mediada por la religión católica, se diferencia en muchos puntos de la moral del Pueblo Uwa, por ejemplo...
    ¿las tesis del profesor Hauser comportarían esos diversos grados de funcionamiento neuronal? Son cuestionamientos a priori, porque no conozco la teoria del Dr. Houser, pero guiados por la convicción de que no pocos neurólogos quieren- conscientemente- reducir al sujeto a una suma de células, prescindiendo de las determinaciones y relaciones con su medio ambiente, con su cultura, con sus familias; prescindiendo en suma, de la palabra; es decir prescindiendo de su lenguaje, hecho que no se aparta mucho de prescindir de su historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Dr Bernal, leyendo su valioso artículo, no pude evitar recordar el exepcional libro de Edgar Morin: "Ciencia con Conciencia"; aprovecho para recomendarlo a los lectores de este blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

340. El goce es lo opuesto al placer.

En el psicoanálisis, goce y placer son fundamentalmente opuestos. El placer tiene que ver con lo que hace desaparecer la tensión, de tal manera que el placer es lo que le pone un límite al goce. El goce, en cambio, "es siempre del orden de la tensión, del forzamiento, del gasto, incluso de la hazaña. Incontestablemente hay goce en el nivel donde comienza a aparecer el dolor, y sabemos que es sólo a ese nivel del dolor que puede experimentarse toda una dimensión del organismo que de otro modo aparece velada" (Lacan citado por Rodríguez, 2006).

Lo que Freud llamó “principio del placer”, no es otra cosa que reducción de una tensión; se experimenta tensión antes de presentar un examen, y se siente un descanso -placer-, cuando se sale de ese compromiso. El paradigma del placer es el orgasmo: es la máxima experiencia de placer en el momento en que hay alivio de la tensión sexual -la cual está del lado del goce-. El goce, el cual se experimenta en el cuerpo -se necesita de un cuerpo…

10. Los hijos de padres alcahuetas.

El padre alcahuete es aquel que encubre a su hijo en algo que se quiere ocultar. Si esta es la posición subjetiva de un padre, esto tiene consecuencias en el hijo. Algunas son: Éste no asume ninguna responsabilidad sobre las consecuencias de sus actos; justifica sus faltas y le echa la culpa a otros; esta dispuesto a reclamar todos sus Derechos sin pensar en sus Deberes: Cree tener derecho a todo, por sobre todo y todos. Son hijos egoístas; este individualismo los conduce a un hedonismo desmedido. Suelen ser sujetos caprichosos; se aburren y se deprimen fácilmente, sobre todo cada vez que encuentran obstáculos en su vida; no disfrutan de actividades comunes y corrientes; no encuentran satisfacción en las pequeñas cosas de la vida; son volubles, intransigentes, intolerantes, malgeniados, agresivos y anárquicos. No saben que quieren en la vida; viven el presente sin pensar en el futuro. Son dependientes del padre que los alcahuetea, a la vez que la relación con éste es demandante, tensa…

461. ¿Existe el TDAH? «A hijo hiperactivo, padre sin autoridad»

Leon Eisenberg, el inventor del término “hiperactividad”, dijo poco antes de morir, a sus 87 años, que el TDAH es una enfermedad ficticia, que él la inventó para responder a un síntoma que se viralizaba a mediados del siglo XX. Se trata de niños que encuentran dificultades para aprender, porque son inquietos, no prestan atención, no obedecen, son distraídos, “elevados” e “himperativos”, como dicen algunas de sus madres al describir el trastorno, es decir, niños que hacen demandas que habría que atender con inmediatez, antes de que hagan un berrinche. Es un síntoma que se presenta fundamentalmente en el contexto educativo, que responde a las demandas educativas: atención, obediencia, quietud, disciplina, etc. Pero, ¿qué niño no es inquieto?, nos podríamos preguntar.

A mediados del siglo XX la causa de dichos comportamientos se asoció a un daño cerebral. Tomaban fuerza las neurociencias y los psicólogos se fueron a buscar la causa de los comportamientos en el cerebro. Con la hipótesis ne…