82. La función paterna.

Cuando se habla de padre o madre en el psicoanálisis, se hace referencia a las posiciones que puede ocupar un personaje y las funciones que realiza; por esta razón, un padre puede hacer de mamá. Pero cuando un padre hace de mamá -cuida al hijo, lo protege, lo alimenta, etc.- no cumple con la función de padre. Es muy importante para la constitución psicológica de un hijo que su padre cumpla con su función.

¿Y cuál es la función del padre? El padre está llamado a intervenir efectivamente, en la relación de amor y deseo entre una madre y su hijo, como aquel que priva a la madre de lo que considera su más preciado objeto: su hijo, y priva al niño de lo que más desea en la vida: su madre.

Esta privación que efectúa el padre no debe ser entendida como que al niño se le quite a la madre o viceversa, sino como la introducción de una ley que regule esa relación tan estrecha que hay entre una madre y su hijo. Y esa ley que introduce el padre tiene nombre propio: es la ley de prohibición del incesto, con la cual el niño deja de ser el bien más preciado de la madre; llega a saber que ella prefiere a otro que no es él, es decir, su padre, lo que es esencial para el niño, ya que con este cambio que hace la madre del niño por el padre, se asegura que aquel -es decir, el niño- no quede ubicado como totalmente dependiente del deseo de la madre. Si el padre no introduce ese corte en la relación madre-niño, el niño puede quedar sujetado al deseo de la madre, lo cual puede llegar a ser muy perjudicial para él.

Ahora bien, para que un padre pueda cumplir con la función de corte y con la introducción de esa ley que regula los intercambios de afecto, amor y deseo entre la madre y su hijo, es necesario que esa madre ame y respete al padre de sus hijos, y a su vez, se necesita de un padre que sea merecedor de dicho respeto. Y un padre respetado es un padre que ama y desea a la madre de sus hijos. Cuando esto no sucede -que la madre respete al padre-, ella vuelca todo su afecto, amor y deseo sobre el hijo, quedando este en una situación de radical dependencia hacia aquella, con todas las consecuencias dañinas que esto tiene a nivel psíquico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

340. El goce es lo opuesto al placer.

10. Los hijos de padres alcahuetas.

461. ¿Existe el TDAH? «A hijo hiperactivo, padre sin autoridad»